La comunidad internacional siempre apoya lo irreversible

Leo las declaraciones del Sr. Brian Currin acerca de la, a su juicio, necesidad de “hacer irreversible el proceso democrático” al que aspira la sociedad vasca y no salgo de mi asombro. Resulta así que, a juicio de este “facilitador” de procesos de resolución de conflictos, con ingredientes como la “legalización” y “la confianza”, el camino prácticamente queda desbrozado y el gobierno español impelido a respetar la voluntad de la ciudadanía vasca.

Parece desconocer este y otros tantos voluntariosos, tan asiduos últimamente a las páginas de la prensa abertzale, que los Estados español y francés no necesitan  de ningún “proceso democrático” porque ellos son, por definición, LA DEMOCRACIA y sus textos constitucionales el fiel cancerbero de sus intereses imperiales.

El Estado español, no digamos ya el francés, no tiene ningún interés en ningún proceso negociador del que lo único que puede obtener es la pérdida de un “trozo de soberanía” y los enormes réditos económicos que de ello obtiene. Hablamos de Euskal Herria pero valdría decir lo mismo y más aún del potencial económico catalán. Un estado parasitario como el español, anclado aún en la picaresca quevediana, con una economía sumergida del 25%, que permite la más amplia  evasión de impuestos a las clases pudientes, y a la vez subviene a toda clase de castas de vagos y maleantes con ínfulas de hidalguía trasnochada, no puede permitirse, simplemente, entrar en ningún proceso, menos aún de naturaleza democrática, cuyo previsible final sería el anunciado deshinchamiento total  del globo imperial  a que aludía el muy lúcido señor Arzalluz.

Y ahora va a resultar que cuatro diputados europeos, un par de lobys, dos conferenciantes y un exaltado ánimo pacifista no exento de patética ingenuidad, le van a arrastrar al Estado español, al mismo que ha movido todos los hilos para que el Tribunal de Estrasburgo declare lo que le conviene, cuantas veces le conviene, a un “proceso democrático” para resolver el conflicto con Euskal Herria. ¡ Por favor, un poco de seriedad!. Que Londres aceptara en Irlanda la ineluctabilidad de un proceso de negociación tan  solo indica la natural y superior perspicacia que poseen los ingleses para sopesar ventajas e inconvenientes sobre la torpe y contumaz patanería imperial española. Aquí puedes leer algo sobre partido comunista de España historia.

Esa misma Comunidad internacional que acepta con insultante pasividad y aquiescencia la “irreversibilidad” del muro de la vergüenza en palestina, la masacre en Gaza del año pasado, las invasiones de Irak, Afganistan….Guantánamo, las fosas comunes en Colombia, la situación de los chechenos en el Caucaso, el genocidio de Ruanda – bah!, 800.000 muertitos de nada-, las torturas y desapariciones en toda clase de Países corruptos financiados para hacer el “trabajo sucio” de las metrópolis europeas, la misma Comunidad internacional que aceptó cobarde e impasible lo “irreversible”, claro que sí, el golpe genocida a la república española en 1936, el bombardeo de Gernika, las bombas de Hiroshima y Nagasaki

Pero de qué repugnante calaña política internacional nos está hablando el Sr. Currrin? De la que mira a otro lado si es el Moshad quien asesina impunemente, o la que vitorea al  nuevo césar norteamericano y le otorga premios nobeles de la paz, no ya antes de que haga siquiera algo efectivo por la paz sino y además oyéndole argüir  sobre las bondades de la guerra, dónde y en la misma toma del preciado galardón,  para vergüenza de cualquiera con un mínimo de dignidad.

Naturalmente, Sr. Currin, que el Estado español y el francés y toda la corte de Estados hipócritas  “apoyarán el proceso cuando sea irreversible”. Solo faltaba. Pero tengo para mí que solo será irreversible cuando la correlación de fuerzas lo haga irreversible. Yo no tengo seguramente la ingente información que usted puede tener al respecto y tampoco estoy en posición de comentar el proceso de liberación sudafricano. Pero me temo que tuvo más que ver la descomposición de la oligarquía blanca en el triunfo de la mayoría popular negra que “ las buenas intenciones de unos cuantos líderes”.

En lo que respecta al reino de España le puedo asegurar que jamás se movió arrastrado por ese interés “democrático” al que usted alude. Si le echaron de todas partes fue a la fuerza y nada más que por la fuerza o por su amenaza. No tiene más que echar un vistazo a los procesos de liberación de todas cuantas colonias han sido sojuzgadas por la corona española. En ocasiones, bien es verdad, bastó con la simple amenaza, como en la Florida, Texas o California. Parafraseando a nuestro estimado Sr. Currin, digamos que estas colonias  entraron en un “proceso” que se convirtió en irreversible, ya que el reino español fue “hábilmente convencido” de las ventajas de salir corriendo y dejar en las manos de los nuevos amos del mundo aquellos territorios. Y es que el poder de convicción de los cañones parece tener más éxito que el de las conferencias, para desgracia de esta atormentada humanidad.

De manera que, muy bien, cuando la situación  se “consolida”, entonces y solo entonces la Comunidad internacional  “apoya el proceso”, como ocurrió con la anexión de Austria  y los sudetes Checoslovacos en 1938. La invasión de Panamá o de la isla de Granada, los golpes de Estado en Chilele, Honduras o Niger ¡Oh magnificente y ecuánime Comunidad Internacional, siempre presta en apoyar procesos democráticos para la resolución de los conflictos entre las naciones!. Vease el caso Palestino. Es un paradigma. Israel incumple todas y cada una de las Resoluciones de la ONU sobre los territorios ocupados ¿y?….Sadam Hussein fue derrocado porque decían que poseía ciertas armas de destrucción masiva….que finalmente nunca aparecieron. De Israel se ha constatado el uso de fósforo blanco en su reciente invasión y exterminio de Gaza y se sabe que posee más de doscientas ojivas nucleares, sin embargo nuestra civilísima comunidad europea, al servicio del Tío Tom  yanky, solo tiene ojos para Irán y su programa de investigación nuclear. Claro, como bien sabe Korea del Norte , en cuanto posees el arma nuclear pasas a formar parte de ese otro selecto club de los elegidos por Dios, aquellos que, al parecer poseen la prerrogativa de amenazar y hasta utilizar dicha arma como y cuando lo creen necesario. ¿Dónde está esa Comunidad internacional cuando hasta Francia admite haber usado la bomba nuclear en Argelia para “investigar” sus efectos en sus propios soldados?

Termino. No me place el papel de aguafiestas y mucho menos en procesos tan dramáticos y dolorosos como los que vive Euskal Herria desde hace siglos en que fue invadida. Nada me alegraría más que, por fin, la razón, la ecuanimidad, el respeto a la voluntad de los Pueblos, y el escrupuloso afán de protección a todos los derechos humanos de todas las personas fueran norte y guía en el devenir de los conflictos que asolan este martirizado y bello planeta. Ojalá que se asumieran con naturalidad conceptos tan básicos como que Euskal Herria tiene la palabra y la decisión. Y que ello significa el respeto a su integridad y a su inalienable derecho a decidir su futuro político en paz y en entera libertad. La realidad, Sr. Currin, es que un gobierno usurpador y títere gobierna en Lakua mediante el fraude electoral y la aniquilación de los derechos políticos y civiles de miles de ciudadanos, mientras otros políticos permanecen años presos por el simple hecho de proponer “procesos democráticos” y las denuncias de torturas a detenidos son moneda de curso legal. Siguiendo este enlace encontrará algo sobre organizacion comunista revolucion.

En mi modesta opinión, la situación será irreversible porque, por una parte, el sistema productivo español es manifiestamente obsoleto y corre serio riesgo de implosión como atestiguan no pocos expertos internacionales y, de otra parte, porque las más modernas burguesías periféricas no van a dejarse arrastrar por el lastre centrípeto castellano. La experiencia, por tanto, no hace sino abonar esa otra tesis que resumía bien un hombre atado a la silla del dentista y cuya mano apretaba los genitales del odontólogo mientras le indicaba con una forzada sonrisa ¿ verdad que no nos vamos a hacer daño?

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude